24h Valencia.

24h Valencia.

"Acusado por organizar concentración del 9 d'Octubre niega promover violencia: "Solo compartí mensajes""

Un hombre acusado de promover la asistencia a la concentración ilegal del 9 d'Octubre --Día de la Comunitat Valenciana-- de 2017 en València que acabó con agresiones ha defendido que "solo" compartió diferentes mensajes en sus redes sociales que le llegaban "por grupos de WhattsApp" pero ha negado que instigara agresiones.

Este hombre es uno de los 28 acusados --muchos de ellos pertenecientes a la extinta peña Yomus-- de las agresiones y coacciones a profesionales de los medios de comunicación y asistentes a la manifestación del 9 d'Octubre de 2017. El pasado mes de febrero, 25 acusados en esta causa aceptaron penas de entre 12 y 24 meses de cárcel por delitos contra los derechos fundamentales con la agravante de odio y de lesiones, y otro de ellos se conformó con el pago de una multa.

Además, estos 26 conformados aceptaron la prohibición de aproximarse a 100 metros de las sedes de la Comissió 9 d'Octubre durante el periodo de tiempo de tres años y cinco meses, y de 300 metros de las manifestaciones convocadas por estas entidades. De esta forma, quedaban dos acusados en este procedimiento que discrepaban de las acusaciones y han decidido llegar a juicio, que se ha retomado este lunes en la sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia sin los acusados conformados.

El primero de los dos acusados en declarar ante el tribunal se enfrenta a una pena de tres años de prisión por publicar diferentes mensajes en sus redes sociales en los que instaba a sus seguidores a presentarse en la Plaza de San Agustín donde comenzaba la manifestación de la Comissió 9 d'Octubre para oponerse.

Al respecto, este acusado ha defendido que en los días anteriores a la manifestación se limitó a compartir en sus redes sociales --en abierto a todo el público-- mensajes que le llegaban a sus grupos de WhatssApp. "Luego cada uno es libre de decidir lo que quiere hacer y quien quisiera ir, que fuera", ha dicho.

Preguntado por si no pensaba que esos mensajes podían desencadenar alguna pelea o conflicto ha respondido que "para nada, nunca". "Nunca ha habido nada por todo lo que he escrito. Son mensajes que corren por las redes y no soy yo quien los hace. Se compartieron en grupos de WhattsApp y se llevaron a las redes como otras personas también lo hicieron", ha manifestado.

Los mensajes que replicaba y retwiteaba aludían "exclusivamente" --según ha explicado-- a la manifestación adherida de la CUP y Arran. "Era contra los independentistas. Nunca me referí a la manifestación convocada por la Comissió 9 d'Octubre, en ningún comentario ni en los mensajes compartidos", ha apostillado.

Interpelado, así mismo, por mensajes que publicó en sus redes tras la manifestación, algunos de ellos aludiendo a que el pueblo valenciano había reconquistado a los catalanes, el acusado ha dicho: "Los puse dentro de unas frases hechas que suelo publicar y donde voy comentando la actualidad social y fallera. No dejan de ser metáforas y frases hechas que dan idea de lo sucedido pero siempre metafóricamente", ha aseverado.

Por otro lado, respecto al día concreto de la manifestación, ha explicado que acudió solo, sobre las 17 horas, y la retransmitió en un directo --había unas 1.500 personas conectadas y se recibieron unos 400 mensajes-- y ha afirmado que no vio agresiones a personas, "solo peleas". Ha afirmado que comenzó grabando cuando varias personas tiraban unos diarios al suelo "que eran publicidad de la CUP y de Arran". Según la fiscal, comentó en ese momento: 'Si los dejáis ahí, se los llevan'. Ha dicho que no se acordaba de esa manifestación.

"Lo que digo ahí es que hay que evitar que la CUP se haga con València por mucho que tenga el apoyo de Compromís. Soy un valenciano que no quiero a la CUP", ha añadido. Además, ha reconocido que sí dijo a un agente de Policía Nacional que si tenían que hacer una sentada en la calle Xàtiva, la harían. "Sí, lo recuerdo. Dije un par de veces que 'todos al suelo' pero nadie hizo nada", ha señalado.

El segundo acusado que no se ha conformado con los hechos que se le imputan se enfrenta a una pena de seis años de prisión por un delito de desórdenes públicos, otro de coacciones, dos delitos de odio, otro leve de amenazas y otro leve de lesiones.

Este acusado ha afirmado que ese día, sobre las 17.45 horas, acudió solo hacia la manifestación porque sabía que iba a haber gente que conocía: "Había visto algo por redes sobre que había una manifestación y que venían los catalanes. No comparto esas ideas. No fui en principio a eso, fui a estar en València esa tarde pero no fui a enfrentarme a ellos ni nada de eso", ha señalado.

Ha insistido en que él no acudió a manifestarse y, sobre la pelea que se produjo en la Plaza San Agustín, ha relatado: "Yo estaba por allí, entré a la calle y me dirigía a un bar a tomarme un café o no recuerdo qué, pero al llegar empezó a bajar la persiana por la pelea. Cogí, me di la vuelta y salí de allí. Ni intervine en la pelea ni se me puede ver ahí", ha afirmado. "Estaba en València porque me apetecía estar en València", ha reiterado.

También ha comentado que vio a varias personas en una 'paraeta' con el diario 'La Jornada' y, tras preguntar, le dijeron que era propaganda suya. "Después hubo jaleo y la gente empezó a tirar los paquetes. Separé a una persona que se encaró con uno del periódico, pero que yo recuerde, yo no participé ni animé a la gente a tirar los diarios", ha señalado. También ha negado haber hecho un gesto como que iba a cortar el cuello a alguien.

El acusado, quien ha reconocido que "normalmente" no va por la calle vestido con una bandera de España --ese día sí--, ha indicado que tras la manifestación acudió a El Parterre pero no entró porque la Policía no les dejó. "Entré luego, cuando la policía nos dijo que podíamos entrar", ha afirmado, y también ha indicado que puso una bandera en la estatua de Jaume I de España.

En la vista de este lunes también ha declarado, en calidad de testigo, uno de los agentes encargados de los seis atestados que se realizaron tras la manifestación. Ha explicado que en esta jornada detuvieron a 21 personas "y cada una de ellas tenía atribuida un hecho en concreto, una agresión". "Había más gente en el contexto pero no se les pudo atribuir una acción directa. A las 21, sí", ha añadido.

Preguntado por el acusado que difundió mensajes en sus redes sociales, el agente ha aseverado que actuaron a instancias del juzgado para identificar y citar al acusado. Vieron que era el titular de las redes en las que se exponían los mensajes que se cuestionaban.