24h Valencia.

24h Valencia.

Antifraude revela irregularidades en privatización de ITV: falta de firmas y criterios subjetivos.

Antifraude revela irregularidades en privatización de ITV: falta de firmas y criterios subjetivos.

En el marco del juicio por el caso Erial, miembros de la Agencia Valenciana Antifraude han expuesto diversas "irregularidades" relacionadas con la privatización de las ITV impulsada por el Gobierno valenciano durante el mandato de Eduardo Zaplana. Se ha señalado una aprobación "inusualmente" rápida, la redacción de pliegos sin firmas y la falta de criterios económicos objetivos.

Tres miembros de la Agencia han comparecido como peritos propuestos por la Fiscalía en el juicio contra Eduardo Zaplana, José Luis Olivas y otras 13 personas en el caso Erial, relacionado con presuntos cobros indebidos por concesiones en la Comunitat Valenciana. El fraude se estima en más de 20 millones de euros. Además, otro perito propuesto por la defensa de Zaplana ha cuestionado las conclusiones de los primeros.

Los peritos han analizado la privatización de las ITV y el plan eólico por separado. En cuanto a las ITV, señalaron la falta de firmas en los pliegos como una "irregularidad". También han mencionado la desaparición del criterio económico objetivo, que fue ignorado pese a las advertencias del interventor del expediente.

Otra cuestión planteada fue la obligación para los licitadores de aplicar a todos los lotes ofertados, lo cual limitaba la competencia. También se mencionó la creación unilateral de una comisión de estudio para puntuar a las licitadoras, algo que no era lo habitual y que atentaba contra la igualdad en el proceso.

Los peritos han destacado la rapidez inusual con la que se asignaron puntos a las ofertas tras recibir un informe de expertos. Asimismo, han expresado sorpresa por el relevo del interventor del procedimiento justo antes de la última Mesa de Contratación, lo cual generaba complicaciones logísticas inéditas.

En su informe, los peritos de Antifraude realizaron una simulación que sugiere que, de haberse considerado criterios económicos objetivos, la empresa seleccionada para las ITV habría sido distinta. Esto pone en entredicho la transparencia y equidad del proceso de privatización de las ITV bajo el gobierno de Zaplana.