24h Valencia.

24h Valencia.

Casi la mitad de las familias asistidas por Save the Children luchan para llegar a fin de mes con menos de 1.000€ mensuales.

Casi la mitad de las familias asistidas por Save the Children luchan para llegar a fin de mes con menos de 1.000€ mensuales.

La organización no gubernamental Save the Children ha emitido una alerta sobre la difícil situación en la que se encuentran muchos menores en la Comunitat Valenciana. Según la ONG, estos niños y niñas no están recibiendo la cantidad suficiente de proteína y fruta en su alimentación, además de no tener acceso a actividades extraescolares.

La situación económica de las familias atendidas por Save the Children es preocupante, ya que cerca del 50% de ellas sobrevive con menos de 1.000 euros al mes. A pesar de que el estudio revela que el 42% de estas familias tiene empleo, no consiguen salir de la pobreza, lo que demuestra que sus esfuerzos no están siendo recompensados.

Save the Children ha llevado a cabo un informe titulado "Ser pobre en España. El retrato de 1.000 familias", que recopila datos de 2.440 niños y niñas en seis comunidades autónomas donde la organización tiene programas para reducir la pobreza, incluida la Comunitat Valenciana.

El informe destaca la historia de Shandy, una mujer residente en València que trabaja en el sector de la hostelería con un ingreso mínimo de unos 1.300 euros al mes. Sin embargo, después de pagar el alquiler y las facturas, a Shandy le queda poco dinero para comprar alimentos nutritivos para sus hijas. Además, se ve obligada a distribuir los zumos para la merienda de las niñas para llegar a fin de mes, e incluso a veces tiene que buscar un crédito para poder hacerlo. En resumen, Shandy afirma que con un solo sueldo no puede cubrir todas las necesidades de su familia.

El informe también destaca la baja formación académica de los padres de estos menores en situación de pobreza. Según Rodrigo Hernández, director general de Save the Children, la educación debería ser una herramienta para romper el ciclo de la pobreza, pero lamentablemente no estamos viendo que funcione de esta manera. Hernández afirma que se necesitan políticas públicas que eliminen las barreras que impiden salir de la pobreza, ya que de lo contrario, los niños y niñas seguirán atrapados en esta situación.

El informe muestra que la mitad de los niños y niñas en situación de pobreza no pueden acceder a una alimentación adecuada, con una falta de proteína, fruta y verdura diaria. Además, el 65% vive en familias que han tenido que reducir el consumo de ciertos productos debido a su encarecimiento. Estos niños y niñas tampoco pueden acceder a actividades extraescolares, lo que los coloca en desventaja y los obliga a elegir opciones de ocio menos saludables. Solo el 38% de ellos asiste a este tipo de actividades.

Otro dato alarmante es que el 35% de los niños y niñas atendidos por Save the Children ha necesitado acudir a servicios de atención en salud mental en el último año, lo que supone un gasto extra para las familias.

El informe también resalta el gasto en alimentación de estas familias, que asciende a 421 euros al mes, lo que representa el 42% de sus ingresos. Según la organización, este porcentaje es insostenible, ya que el coste de criar a un hijo en la Comunitat Valenciana en 2022 alcanza los 710 euros mensuales de media.

Save the Children hace un llamado a las instituciones para que desarrollen políticas clave que garanticen un acceso universal a una educación de calidad, así como a actividades complementarias y extraescolares. También piden la ampliación de las becas de comedor y la aplicación de sistemas de tarificación social en los comedores escolares.

En resumen, Save the Children denuncia la difícil situación de los niños y niñas en situación de pobreza en la Comunitat Valenciana y exige políticas públicas que garanticen sus derechos y les permitan salir de esta situación.