24h Valencia.

24h Valencia.

Dos personas arrestadas en Alicante y Torrevieja por bloquear datos y chantajear a 168 compañías en todo el mundo

Dos personas arrestadas en Alicante y Torrevieja por bloquear datos y chantajear a 168 compañías en todo el mundo

En una macroperación internacional, la Guardia Civil ha detenido a dos ciberdelincuentes miembros del grupo Ragnar Locker en Alicante. Se trata de una organización especializada en extorsionar mediante el secuestro de datos, que ha llevado a cabo numerosos ataques contra infraestructuras "críticas" en todo el mundo. Este golpe ha contado con la colaboración de 11 países.

Además de los dos detenidos en Alicante, también se ha producido una detención en Letonia. La infraestructura del ransomware ha sido desmantelada en Países Bajos, Alemania y Suecia, mientras que el sitio web asociado en Tor ha sido desarticulado en Suecia.

La Guardia Civil ha informado que han localizado al presunto creador de este programa de secuestro informático en República Checa, y también se han realizado registros en Ucrania. La investigación ha sido dirigida por la Gendarmería Nacional francesa, en colaboración con autoridades de otros países como Alemania, Italia, Japón, los Países Bajos, Suecia, Ucrania y Estados Unidos.

Durante los registros, la Guardia Civil ha incautado diferentes tipos de criptomonedas, como bitcoin (BTC), litecoin (LTC) y binance coin (BNB), además de material informático relevante. El ransomware es una forma de malware en la que se cifra la información sensible de una empresa y se pide un rescate en criptomonedas a cambio de la clave de descifrado.

Este grupo criminal, que utilizaba un conocido ransomware, ha llevado a cabo ataques a importantes infraestructuras críticas, como la aerolínea nacional portuguesa y un hospital en Israel. Su modus operandi se basaba en una doble táctica de extorsión, solicitando pagos exorbitantes por las herramientas de descifrado y para evitar la difusión de los datos robados durante los ataques informáticos. Además, amenazaban a las víctimas con consecuencias si se alertaba a la Policía y prometían publicar los datos robados.

En octubre de 2021, investigadores de la Gendarmería Nacional Francesa, el FBI, Europol e Interpol se unieron a la Policía Nacional ucraniana en una investigación conjunta que resultó en la detención de dos de los miembros principales de este grupo criminal.