24h Valencia.

24h Valencia.

Educación rechaza establecer un calendario bimestral y destaca la necesidad de modificar la normativa.

Educación rechaza establecer un calendario bimestral y destaca la necesidad de modificar la normativa.

En València, la Conselleria de Educación, Universidades y Empleo ha afirmado que no está contemplando la posibilidad de implementar un calendario escolar bimestral, destacando que cualquier cambio en la organización escolar requeriría una modificación normativa.

Esta declaración surge después de que el Sindicat de Treballadors i Treballadores de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV) abogara por un calendario escolar basado en bimestres, similar al que se utiliza en Cantabria, durante una reunión del grupo de trabajo sobre el calendario escolar del curso 2024-25.

Según fuentes sindicales, la Conselleria de Educación no está descartando analizar con mayor detalle la propuesta, teniendo en cuenta las realidades y contextos socioeducativos de los centros.

Sin embargo, desde el departamento dirigido por José Antonio Rovira se ha especificado que se espera que en la próxima reunión de finales de abril, los integrantes del grupo de trabajo presenten sus propuestas sobre cuestiones relacionadas con el calendario escolar.

Estas propuestas incluyen fechas de inicio y fin de curso en diferentes niveles educativos, días festivos, periodos lectivos y de vacaciones, entre otros aspectos, según la documentación aportada por la Conselleria.

Desde Educación se ha enfatizado que la propuesta de un calendario bimestral va más allá de una simple cuestión de fechas, ya que implica un cambio organizativo que debe ser fundamentado y presentado formalmente para su tramitación.

El director general de Centros Docentes, Jorge Cabo, ha señalado que un cambio tan significativo como este debería ser debatido en el Consell Escolar de la Comunitat Valenciana en busca de un consenso amplio, involucrando a sindicatos, padres y representantes de la enseñanza concertada.

Cabo ha enfatizado la importancia del diálogo y el acuerdo en la toma de decisiones educativas, resaltando el compromiso de la administración con la libertad educativa y la participación de todos los actores implicados en el proceso.