24h Valencia.

24h Valencia.

El Ayuntamiento de València establece un descanso de 40 minutos durante los plenos tras la controversia por los tentempiés ofrecidos.

El Ayuntamiento de València establece un descanso de 40 minutos durante los plenos tras la controversia por los tentempiés ofrecidos.

El Ayuntamiento de València ha decidido incluir un receso de 40 minutos para comer en sus plenos ordinarios a partir de este mes de noviembre, después de la controversia surgida por los canapés durante la sesión plenaria de octubre. En dicha sesión, el partido PSPV-PSOE logró aprobar una moción debido a la ausencia de varios concejales, incluidos miembros del equipo de gobierno formado por PP y Vox que se habían retirado para comer algo.

El portavoz del ejecutivo municipal y del PP, Juan Carlos Caballero, anunció esta medida después de las reuniones de la Junta de Portavoces y la Junta de Gobierno Local. El receso de 40 minutos se implementará por primera vez en el pleno ordinario de noviembre que se celebrará la próxima semana. Caballero señaló que este descanso se debe a la controversia generada en la sesión del mes pasado y afirmó que habrá un receso de 40 minutos en los plenos siguientes.

La moción aprobada por el grupo municipal socialista en el pleno de octubre, con los votos a favor de la oposición (PSPV y Compromís), trataba sobre la Zona de Bajas Emisiones.

Tras conocer la inclusión del receso en los plenos, el PSPV-PSOE criticó a la alcaldesa María José Catalá, del Partido Popular, acusándola de anteponer los canapés al trabajo. El concejal del PSPV, Javier Mateo, declaró en un comunicado que el gobierno del PP y Vox ha decidido paralizar el pleno durante casi una hora para disfrutar de los canapés, en lugar de avergonzarse por lo ocurrido en la sesión anterior y dedicarse a trabajar para mejorar la vida de los ciudadanos de València.

Mateo también afirmó que en la votación de la moción de los socialistas para reducir la contaminación en la ciudad, el gobierno del PP y Vox demostró falta de trabajo y desgana, mientras que los socialistas trabajaron para combatir el cambio climático con medidas respaldadas por estudios científicos de la Universitat Politècnica de València.

Además, Mateo criticó que, en lugar de enfrentar la necesidad de aplicar medidas correctoras de la contaminación en los barrios de València, el PP y Vox siguen negando la realidad y presentan una moción en el próximo pleno para rechazar los informes técnicos al respecto.

En resumen, el Ayuntamiento de València ha decidido incluir un receso de 40 minutos para comer en sus plenos ordinarios a partir de noviembre, a raíz de la polémica de los canapés surgida en la sesión de octubre. El PSPV-PSOE ha criticado esta medida y ha acusado al gobierno del PP y Vox de priorizar los canapés sobre el trabajo y de negar la necesidad de aplicar medidas contra la contaminación en la ciudad.