El colegio Tomás de Villarroya plantea la necesidad de un ascensor para garantizar la inclusión de los alumnos con dificultades motrices

El colegio Tomás de Villarroya plantea la necesidad de un ascensor para garantizar la inclusión de los alumnos con dificultades motrices

El Ayuntamiento de València ha asegurado el compromiso personal de la alcaldesa Catalá para resolver rápidamente los problemas denunciados por la comunidad educativa del CEIP Tomás de Villarroya de València, especializado en alumnos con discapacidad motriz.

La situación se arrastra desde hace 30 años y el último episodio ocurrió cuando el único ascensor del colegio se estropeó. Como consecuencia, los estudiantes están dando clases en el patio o en el gimnasio, ya que no se ha querido separar a los estudiantes afectados de sus compañeros y se han puesto mesas y sillas para todos.

Las familias llevan años exigiendo la instalación de un segundo ascensor para evitar suspender las clases cuando el único falla y facilitar las entradas y salidas de las clases. Actualmente, hay 14 niños con movilidad reducida en el centro que necesitan este ascensor, pero al ser de una sola plaza, no llegan a tiempo a la primera hora de clase o al patio.

La presidenta de la asociación de padres, Eva Garrido, ha destacado la necesidad de mejorar las instalaciones del centro para evitar la discriminación de estos alumnos y garantizar su igualdad de condiciones.

El AMPA ha estado solicitando el segundo ascensor desde 2022 y, aunque se esperaba que se instalara este verano, ha habido problemas burocráticos y aún están a la espera.

La presidenta también ha recordado que el ascensor actual ha estado fuera de servicio durante tres semanas el curso pasado, lo que ha generado dificultades para los estudiantes con dificultad motriz. Desde el Ayuntamiento de València aseguran que actuarán rápidamente para solucionar estos problemas y están en contacto con la Conselleria de Educación para avanzar en la instalación del segundo ascensor.

Tags

Categoría

C. Valenciana