24h Valencia.

24h Valencia.

El Ingreso Mínimo Vital beneficia al 11% de los más vulnerables en la Comunitat Valenciana, afirman Directores de Servicios Sociales

El Ingreso Mínimo Vital beneficia al 11% de los más vulnerables en la Comunitat Valenciana, afirman Directores de Servicios Sociales

La Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales ha expresado su preocupación por la complejidad burocrática para acceder al Ingreso Mínimo Vital (IMV) en medio de la mayor crisis social de la historia.

MADRID/VALÈNCIA, 20 May.

Según la asociación, solo el 11,01 por ciento de la población que vive en la Comunitat Valenciana bajo el umbral de la pobreza recibe el IMV, por debajo del 12,19% a nivel nacional.

Durante el mes de abril, 62.734 familias valencianas fueron beneficiarias del IMV, con un total de 187.590 personas. Además, 43.476 hogares recibieron la renta básica de subsistencia por tener ingresos inferiores a la "renta garantizada".

El colectivo ha criticado al Gobierno por la falta de coordinación con los servicios sociales municipales para ampliar la cobertura de esta ayuda, y ha destacado las diferencias territoriales entre comunidades autónomas.

Los gerentes de Servicios Sociales han acusado al Gobierno de incumplir su objetivo de llegar a las 850.000 familias en pobreza extrema en un plazo de unos meses, y han señalado la persistencia de las "colas del hambre" como muestra de la incompetencia en la gestión del IMV.

Según la asociación, solo el 46,2% de las familias en pobreza extrema han sido beneficiarias del IMV hasta la fecha. Además, el 2,1% de la población española recibe la renta básica de subsistencia.

Ante estas cifras, la asociación considera necesario un mayor impulso para integrar el IMV en los servicios sociales de atención primaria, como una forma de llegar a toda la ciudadanía independientemente de su situación.

Sin embargo, la falta de coordinación por parte del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha dificultado el acceso al IMV, creando un laberinto burocrático que ha llevado a muchas familias en situación de vulnerabilidad a pasar meses de precariedad en medio de la crisis social.