24h Valencia.

24h Valencia.

El Plan Valenciano de Salud Mental y Adicciones cuenta con 284 millones de presupuesto para llevar a cabo 80 acciones.

El Plan Valenciano de Salud Mental y Adicciones cuenta con 284 millones de presupuesto para llevar a cabo 80 acciones.

Carlos Mazón, presidente de la Generalitat, ha presentado el Plan Valenciano de Salud Mental y Adicciones 2024-2027, que cuenta con un presupuesto de 283,8 millones de euros para implementar 80 acciones destinadas a la prevención de enfermedades mentales, especialmente en edades tempranas, así como a la asistencia y rehabilitación social.

La Comunitat Valenciana presenta la mayor prevalencia de trastornos mentales, con un 25,1% frente al promedio nacional del 15%. Además, el 42,3% de las mujeres y el 39,7% de los hombres mayores de 14 años tienen riesgo de sufrir problemas de salud mental, al igual que el 10,7% de los niños menores de 15 años.

La región también registra la segunda mayor tasa de casos atendidos de ideación suicida o intentos de autolisis en Atención Primaria, además de ser la líder en consumo de alcohol, cannabis y tranquilizantes, la segunda en consumo de tabaco y la tercera en uso compulsivo de internet en escolares de 12 a 16 años.

Sin embargo, a pesar de estos datos alarmantes, la Comunitat Valenciana es una de las regiones con peor dotación de recursos asistenciales y formación de especialistas en salud mental. Esto ha llevado al presidente Carlos Mazón a recalcar que este plan es más que un simple documento, es un compromiso para revertir la situación actual. Mazón señaló: "necesitamos ya hechos".

El conseller de Sanidad, Marciano Gómez, también destacó la importancia de este programa de salud mental, que busca la prevención y promoción de la salud mental en todos los ámbitos, no solo en el sanitario. Asimismo, el responsable de la oficina de salud mental, el psiquiatra Bartolomé Pérez Gálvez, subrayó la importancia de basarse en evidencias científicas para tomar decisiones y señaló que el sistema actual está "absolutamente roto".

El plan se basa en nueve líneas estratégicas, que incluyen la promoción de una salud mental positiva, la prevención de enfermedades mentales y adicciones, la atención a la infancia y adolescencia, los derechos y calidad de servicios, la formación, la investigación y la docencia, el acceso a ayudas sociales y empleo, la coordinación y cooperación internacional.

Para lograr estos objetivos, el plan se basa en diez principios rectores, como el equilibrio entre las necesidades y los recursos disponibles, la equidad territorial, la evidencia científica y la promoción y prevención.