24h Valencia.

24h Valencia.

"Exjefe de Explosivos de Guardia Civil en juicio por almacenamiento inseguro de material pirotécnico"

Un teniente coronel en la reserva que había sido responsable de la Intervención de Armas y Explosivos en la Guardia Civil en Valencia ha comparecido este lunes en un juicio donde enfrenta dos años de cárcel. Según declaró, los productos pirotécnicos que comercializa en la empresa que fundó con su hijo, destinados principalmente a obra civil para romper roca, hormigón u otros materiales similares, son totalmente seguros y no pueden detonar.

El acusado defendió que el riesgo de sus productos es mínimo, comparándolos con una bombeta, un petardo para niños en las Fallas, que según él es más peligroso. Además, atribuyó el juicio a su pasado como teniente coronel en la Guardia Civil.

El juicio en la sección segunda de la Audiencia de Valencia se lleva a cabo contra el teniente coronel y su hijo, quienes se enfrentan a dos años de cárcel por almacenar material pirotécnico sin las medidas de seguridad necesarias. Además, se les pide nueve años de inhabilitación en el sector pirotécnico y de explosivos.

Según el acusado, en 2014 fundaron una empresa de artefactos pirotécnicos tipo P2 generadores de Gas y subtipo rompedores de roca, asimismo, aseguró que sus productos cuentan con la homologación del Ministerio de Industria. La empresa se encuentra en Paiporta y solo el teniente coronel y su hijo tenían acceso al local.

El acusado explicó que las medidas de seguridad exigidas por el Ministerio de Industria eran básicas y que el traslado de los productos no requería un transporte especial para mercancías peligrosas. Aseguró que el riesgo de explosión era mínimo y que incluso podrían llevar la mercancía en un avión de pasajeros sin problema.

En el registro del local se encontraron 742 cargas rellenas, lo cual atribuyó a "problemas logísticos". Afirmó que no almacenaban habitualmente producto en el taller y que los restos encontrados podrían ser producto de un descuido durante el llenado de los cartuchos.

De acuerdo con la calificación fiscal, los acusados mezclaban materias primas en una pirotecnia y trasladaban la sustancia a un local en Paiporta sin condiciones de seguridad. Allí fabricaban los productos pirotécnicos tipo P2, lo que representaba un riesgo potencial de explosión.

En el registro del local se encontró una gran cantidad de producto elaborado y material para cargas sin las medidas de seguridad adecuadas. La Fiscalía señaló que la presencia de material combustible cercano a la sustancia peligrosa podría haber provocado una explosión con graves consecuencias para las personas en caso de chispa, llama o fricción.