24h Valencia.

24h Valencia.

Fisioterapeuta condenado a 10 años por abuso a menor con discapacidad

Fisioterapeuta condenado a 10 años por abuso a menor con discapacidad

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha dictado sentencia y ha condenado a un joven fisioterapeuta a 10 años y cuatro meses de prisión por abusar sexualmente de una niña de dos años y ocho meses con parálisis cerebral y retraso en el desarrollo motor. Durante el juicio, el acusado argumentó que solo estaba evaluando la movilidad del suelo pélvico de la menor, con el consentimiento de los padres, pero el tribunal no ha aceptado su versión de los hechos.

La sentencia establece que el joven es culpable de un delito de abuso sexual a menores de 16 años y, además de la pena de prisión, se le prohíbe ejercer cualquier profesión que implique contacto regular con menores durante 18 años. Además, deberá pagar una indemnización de 10.350 euros a la víctima, 20.300 euros a la madre y 5.000 euros al padre.

La Fiscalía pedía 12 años de prisión por abuso sexual, la acusación particular reclamaba 15 años y la defensa solicitaba la absolución, pero finalmente la Audiencia ha impuesto 10 años de cárcel al fisioterapeuta.

El condenado trabajaba como fisioterapeuta desde 2017 en una empresa contratada por el Ayuntamiento de un municipio de la comarca de L'Horta para el servicio del Gabinete Psicopedagógico Municipal. Desde principios de 2022, la niña recibía tratamiento rehabilitador a causa de su parálisis cerebral y retraso en el desarrollo motor.

El 3 de mayo de 2022, durante una sesión de fisioterapia, el acusado abusó de la menor aprovechando su vulnerabilidad, según lo descrito en la sentencia. Los padres, alertados por el llanto de la niña, intervinieron y la madre encontró al sanitario con la niña semidesnuda y con heridas que requirieron tratamiento y le causaron estrés postraumático.

El tribunal considera que el acusado actuó con un propósito sexual y que sus acciones no tuvieron base terapéutica. Se basa en las declaraciones coherentes de los padres, en testigos imparciales y en hechos que demuestran que la conducta del fisioterapeuta fue inapropiada y abusiva.

En conclusión, la Audiencia determina que el acusado cometió un abuso sexual sin justificación clínica y confirma su condena a 10 años de prisión, enfatizando en la gravedad de sus actos y en la importancia de proteger a los menores de posibles agresores sexuales.