24h Valencia.

24h Valencia.

Ford Almussafes implementa ERTE por dos meses mientras UGT señala que hay incertidumbre en el horizonte.

Ford Almussafes implementa ERTE por dos meses mientras UGT señala que hay incertidumbre en el horizonte.

En la jornada de hoy, la dirección de la planta de Ford en Almussafes (Valencia) y el sindicato UGT han llegado a un acuerdo para implementar un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará a 2.300 trabajadores durante dos meses. Para el sindicato, este nuevo paso marca el comienzo de la cuenta regresiva para resolver las incógnitas que aún están pendientes.

UGT ya había adelantado que este nuevo ERTE comenzará el 20 de abril y se extenderá hasta el 20 de junio. Durante diez días, 2.300 trabajadores se verán afectados debido a la interrupción en la producción de la furgoneta Transit, problemas de suministro de motores y una menor demanda en el mercado estadounidense.

Según lo explicado por UGT, el ERTE impactará a 1.400 trabajadores en la fabricación de vehículos diariamente (800 por la furgoneta Transit y 600 por la falta de producción) y a 900 personas en la planta de motores.

La planta de motores detendrá sus actividades en todas sus áreas durante 10 días: 5 en mayo y 5 en junio. Esto resultará en cuatro semanas sin trabajo en el turno de tarde para la producción de vehículos.

Las condiciones laborales para los empleados seguirán siendo las mismas que en los ERTE anteriores, con el 80% de salario real garantizado y el 100% de antigüedad, pagas extras y vacaciones, confirmó UGT.

Desde el sindicato se ha señalado que este nuevo ERTE marca el inicio de un período crucial hasta que el nuevo vehículo multienergía anunciado por el presidente global de la compañía, Jim Farley, comience a fabricarse en Valencia. Este compromiso de asignar un nuevo vehículo a Almussafes resuelve el principal problema de la fábrica y de Ford Europa, que enfrentaban la falta de carga de trabajo frente a las decisiones pendientes sobre inversiones para la electrificación.

No obstante, UGT ha advertido que la llegada del nuevo vehículo no soluciona todos los desafíos de manera inmediata. Durante este tiempo se llevarán a cabo reuniones con el Comité de Empresa Europeo de Ford y se iniciará una campaña de información para los trabajadores, ya que estos dos meses son cruciales.

Desde hace meses, la planta de Almussafes ha estado lidiando con la incertidumbre sobre las inversiones necesarias para la producción de vehículos eléctricos. A pesar de ser elegida en 2022 para la producción de una nueva plataforma de vehículos eléctricos a partir de 2025, las inversiones requeridas no se han materializado. Esto ha llevado a la necesidad de ajustar la producción ante la disminución de las ventas.

El acuerdo con UGT condicionaba medidas salariales y de flexibilidad al proceso de electrificación para garantizar la carga de trabajo en los próximos años. Sin embargo, fue necesario implementar un ERE que afectó a 1.124 trabajadores. La empresa se ha postulado para recibir fondos del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte VEC II), buscando establecer una planta de ensamblaje de baterías en Almussafes.