24h Valencia.

24h Valencia.

Historiadores critican la ley de concordia de PP y Vox por su falta de rigor científico y su nacionalismo antiguo.

Historiadores critican la ley de concordia de PP y Vox por su falta de rigor científico y su nacionalismo antiguo.

En una declaración conjunta, los departamentos de Historia Moderna y Contemporánea de la Universitat de València (UV), Humanidades Contemporáneas de la Universitat d'Alacant (UA) e Historia, Geografía y Arte de la Universitat Jaume I (UJI) de Castelló expresaron su rechazo a la ley de concordia presentada por los socios del Consell (PP-Vox) y manifestaron su profunda preocupación. Consideran que esta ley carece de fundamentos científicos y promueve un nacionalismo obsoleto.

Los historiadores universitarios alertan sobre las posibles consecuencias negativas de esta norma, que podría dar lugar a políticas públicas inadecuadas e incluso contraproducentes. Por ello, hacen un llamamiento a los grupos parlamentarios para que no la aprueben y se muestren abiertos al diálogo para discutir sobre el tema.

La ley en cuestión, que se está tramitando en Les Corts, fue diseñada para derogar la Ley de Memoria Democrática de 2017, según informaron los historiadores en su declaración conjunta.

Los historiadores critican duramente la concepción de la historia que presenta este texto, calificándola como un nacionalismo anticuado carente de pensamiento crítico. Argumentan que la tarea de la Historia no es glorificar o proteger una versión particular de la historia, sino construir un discurso histórico riguroso y proporcionar un conocimiento sólido del pasado.

En su declaración, los historiadores denuncian las deficiencias del enfoque de la ley de concordia, que, a su juicio, intenta minimizar la importancia de la Segunda República y la Guerra Civil, equiparándolas injustamente con hechos posteriores. Además, critican la falta de objetividad al abordar la dictadura franquista y resaltan la necesidad de no distorsionar la historia por motivos políticos.

Para los historiadores, es fundamental reconocer la complejidad de la historia y evitar simplificaciones que no reflejen la realidad. Consideran que la legislación propuesta se enfoca de manera parcial y distorsionada en algunos aspectos clave de la historia española del siglo XX.

En última instancia, los historiadores instan a corregir y enmendar las deficiencias presentes en la ley de concordia, respetando la diversidad de enfoques historiográficos y evitando una visión sesgada de la historia reciente de España.