Investigan al imprudente conductor de una motocicleta que desafiaba la seguridad a 220 km/h en un carril Bus-VAO de la V-21.

Investigan al imprudente conductor de una motocicleta que desafiaba la seguridad a 220 km/h en un carril Bus-VAO de la V-21.

VALÈNCIA, 3 Oct. - La Guardia Civil está llevando a cabo una investigación sobre un conductor de motocicleta que circulaba a 220 km/h por el carril Bus-VAO de la V-21, a pesar de que la velocidad máxima permitida era de 100 km/h, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.

El pasado viernes 22 de septiembre, el helicóptero de la Dirección General de Tráfico (DGT) con base en Valencia detectó a un motorista conduciendo a alta velocidad por el carril Bus-VAO de la V-21. Se trata de una motocicleta de gran cilindrada.

El exceso de velocidad alcanzó los 220 km/h en un tramo que estaba limitado a 100 km/h, lo cual constituye un delito contra la seguridad vial al superar en más de 80 km/h la velocidad máxima permitida.

La tripulación del helicóptero informó a la Central COTA del Subsector de la Guardia Civil de Tráfico de Valencia, que envió una patrulla al lugar para identificar al conductor. Además del exceso de velocidad, el conductor estaba conduciendo de manera irregular, cambiando de carril en el carril Bus-VAO, adelantando entre vehículos sin respetar la distancia de seguridad e incluso circulando por el arcén derecho.

El conductor intentó tapar la placa de matrícula trasera con sus zapatillas al darse cuenta de la presencia del helicóptero, a pesar de que ya se había identificado el vehículo. También trató de ingresar a la ciudad de València para evitar ser interceptado.

Su conducción temeraria finalmente resultó en una colisión con un automóvil que estaba detenido en un semáforo a la entrada de la ciudad. El motorista salió despedido de la vía y chocó contra una valla metálica, lo que le causó lesiones graves en una pierna.

Una patrulla del Destacamento Valencia-B, Equipo de Atestados, así como una dotación de SAMU y agentes de la Policía Local de València, acudieron al lugar. El conductor fue atendido y trasladado a un hospital debido a las lesiones sufridas por la caída.

El Subsector de Tráfico de Valencia ha abierto una investigación sobre el conductor como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial: conducir con exceso de velocidad superior a 80 km/h en una vía interurbana y conducir de manera temeraria. El Código Penal establece penas de hasta dos años de prisión, multa de hasta doce meses, trabajos en beneficio de la comunidad por un máximo de 90 días y, en todo caso, privación del derecho a conducir por hasta seis años.

Tags

Categoría

C. Valenciana