24h Valencia.

24h Valencia.

La dislexia no será un factor de penalización para los alumnos en áreas no lingüísticas de la EBAU, incluso en casos de faltas de ortografía.

La dislexia no será un factor de penalización para los alumnos en áreas no lingüísticas de la EBAU, incluso en casos de faltas de ortografía.

La Conselleria de Educación, Universidades y Empleo ha decidido que los estudiantes con dislexia no serán penalizados por sus faltas de ortografía en áreas no lingüísticas en las pruebas de acceso a la Universidad. Además, se está trabajando para que estas adaptaciones también sean efectivas durante los dos años de Bachillerato.

El conseller de Educación, José Antonio Rovira, ha anunciado esta medida junto a Concha Barceló, presidenta de la asociación Trenca-dis, Xaro Escrig, directora general de Innovación e Inclusión Educativa, y José Antonio Pérez, director general de Universidades.

Con esta medida, se pretenden evitar errores de ortografía naturales y faltas consideradas arbitrarias. En las pruebas de la EBAU, los alumnos con dislexia solo serán penalizados por faltas de ortografía en las áreas linguísticas hasta un 2/3 de la puntuación total y un máximo de 3 puntos.

El conseller de Educación destaca que esta medida supone un avance en la inclusión educativa y se pretende seguir avanzando en la extensión de esta adaptación durante Bachillerato.

Esta decisión se basa en las conclusiones de un informe técnico realizado por la Unidad Especializada de Orientación de Dénia, especialista en trastornos en déficit de atención y otras dificultades específicas de aprendizaje.

La presidenta de Trenca-dis ha agradecido a la Conselleria su trabajo y ha resaltado la importancia de esta adaptación para las personas con dislexia.

La dislexia afecta aproximadamente al 10% de la población y puede ser un obstáculo para el éxito académico. Es por ello que se están implementando diferentes adaptaciones, como el aumento de tiempo para realizar los exámenes y la posibilidad de tener un aula de apoyo.

Además, las pruebas de la EBAU tienen criterios de adaptación para diferentes necesidades específicas de apoyo educativo, como discapacidad auditiva, visual o motriz.