La Guardia Civil decomisa 40 kg de pescado y marisco por no cumplir normas de tamaño y etiquetado

La Guardia Civil decomisa 40 kg de pescado y marisco por no cumplir normas de tamaño y etiquetado

ALICANTE, 30 Dic.

La Guardia Civil ha llevado a cabo una importante operación en la provincia de Alicante, retirando del mercado 40 kilos de pescado y marisco que no cumplían con las normas de tamaño y etiquetado requeridas. Estas acciones tienen como objetivo garantizar la calidad y seguridad de los productos que se consumen durante las fiestas.

En concreto, se han detectado seis infracciones en dos puntos de venta, donde se encontraron productos con etiquetas incompletas o incorrectas. Además, se ha realizado una revisión exhaustiva del etiquetado de otros productos, como la uva, que experimenta un aumento considerable en esta temporada.

La Patrulla de Protección de la Naturaleza de Alicante (PACPRONA) ha llevado a cabo estas acciones de control entre el 15 y el 27 de diciembre, con el fin de abordar el aumento de las ventas y combatir posibles fraudes alimentarios. Según el comunicado emitido por la Guardia Civil, estas medidas se enmarcan dentro de la lucha contra el fraude alimentario, una preocupación cada vez mayor en la Unión Europea.

En una de las intervenciones, se procedió a la retirada de cuatro cajas de gamba roja, quisquilla y cigala en un comercio dedicado a la venta de pescado y marisco. Estos productos fueron retirados debido a que no cumplían con la normativa de etiquetado, ya que no especificaban la fecha de descongelación ni la fecha de consumo.

En otro establecimiento dedicado a la venta de pescado fresco y marisco, se retiraron tres cajas de langostinos, emperador y pescadilla. En este caso, la razón de la retirada fue la falta de trazabilidad y la venta de productos por debajo de las tallas mínimas reglamentarias.

Las etiquetas presentadas por el responsable del establecimiento están siendo investigadas, con el objetivo de determinar la posible responsabilidad de los buques y lonjas pesqueras involucrados en la captura y comercialización de los productos.

Asimismo, se realizaron inspecciones en productos como la uva de mesa del Vinalopó, que experimenta un aumento significativo en su comercio durante estas fechas. La mercancía intervenida asciende a un total de 40 kilos de pescado y marisco, que han sido destruidos para evitar riesgos para la salud.

Estas acciones están en línea con las directrices de la Unión Europea, donde la Guardia Civil forma parte de la Red de Intercambio de Información de Calidad Alimentaria, encargada de supervisar el fraude alimentario a nivel europeo.

La Guardia Civil alerta sobre el aumento del consumo de marisco durante estas fechas y hace hincapié en la importancia de verificar su estado y origen. El marisco descongelado y vuelto a congelar no puede ser vendido como producto fresco, ya que esto constituye un fraude para el consumidor y puede representar un riesgo para la salud, especialmente para las personas más vulnerables.

Tags

Categoría

C. Valenciana