24h Valencia.

24h Valencia.

La intervención psicoeducativa en salud mental disminuyó el estigma suicida en estudiantes universitarios de 18 a 29 años.

La intervención psicoeducativa en salud mental disminuyó el estigma suicida en estudiantes universitarios de 18 a 29 años.

En una reciente investigación llevada a cabo por personal investigador de varias universidades españolas, se ha confirmado la efectividad de un programa de intervención en línea para adultos emergentes que estudian enseñanzas superiores. Este estudio, publicado en la revista 'Current Psychology', se centra en la psicoeducación en salud mental y la prevención del riesgo de suicidio en jóvenes de entre 18 y 29 años.

La adultez emergente, etapa de importantes cambios emocionales, sociales, académicos y laborales, puede llevar a altos niveles de estrés y problemas de salud mental. Según la Universidad de València (UV), esta etapa del desarrollo varía según las culturas y es crucial para establecer bases laborales y relaciones maduras.

Con el suicidio siendo un problema de salud pública a nivel mundial, con un promedio de 700.000 muertes anuales, la prevención es fundamental. En España, se registraron 4.003 muertes por suicidio en 2021, 316 de las cuales correspondieron a personas de entre 15 y 30 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Aunque el suicidio es más común en hombres, las mujeres presentan tasas más elevadas de ideación y comportamiento suicida. Cerca de un tercio de los participantes en el estudio informaron haber tenido pensamientos suicidas, y el 64,9% mencionó cercanía con personas con conductas suicidas.

Tras la intervención en línea, los participantes experimentaron una disminución del estigma asociado con la salud mental y el suicidio, así como una mejora en sus conocimientos y actitudes hacia el tema. Se observaron cambios significativos en variables psicológicas como la autoestima, resiliencia, ansiedad y riesgo de suicidio.

Los investigadores sugieren que la integración de intervenciones psicoeducativas y programas de prevención del suicidio en los planes de estudio universitarios es crucial para el bienestar mental de los estudiantes. Además, destacan el potencial de las intervenciones en línea para llegar a personas con acceso limitado a servicios tradicionales de salud mental.

El grupo de investigación EMINA, con más de diez años de experiencia en el análisis y la intervención emocional, ha liderado este estudio con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación y la Universidad de València. Su trabajo busca abrir el diálogo sobre el suicidio y promover una educación interdisciplinaria en entornos universitarios.