24h Valencia.

24h Valencia.

La Universitat desarrolla un innovador diseño de vehículos autónomos seguros

La Universitat desarrolla un innovador diseño de vehículos autónomos seguros

Investigadores de la Universitat de València están participando en un proyecto llamado "Bertha" que tiene como objetivo desarrollar un modelo de comportamiento del conductor para vehículos autónomos. El proyecto busca aumentar la seguridad de los vehículos autónomos y hacer que su comportamiento sea similar al de los conductores humanos, lo que favorecería su aceptación social.

El grupo de la Universitat de València se encargará de diseñar la parte del modelo de comportamiento del conductor utilizando el cálculo de probabilidades. El modelo tendrá en cuenta características como la edad, el sexo, los años de conducción y otras variables relevantes para modelizar la forma de conducción.

Se utilizarán redes bayesianas para establecer relaciones de dependencia entre las variables y determinar la respuesta durante la conducción. Esto permitirá la creación de perfiles de conductor y la modelización de las probabilidades de respuesta a diferentes maniobras. Estos perfiles podrán ser incorporados a los simuladores para crear entornos de conducción más realistas.

Los resultados del proyecto estarán disponibles para el mundo académico y la industria, a través de un hub de datos de código abierto y se implementarán en el simulador de conducción autónoma "Carla". El proyecto Bertha ha recibido casi 8 millones de euros de financiamiento de la Comisión Europea.

La falta de un modelo de comportamiento del conductor validado y con base científica es una de las deficiencias en la industria de la Movilidad Conectada, Cooperativa y Automatizada. Este modelo permitiría comprender y probar la interacción de los vehículos autónomos con otros automóviles de forma más segura y predecible desde una perspectiva humana.

El modelo desarrollado en el proyecto Bertha podría garantizar la validación digital de los componentes de los vehículos autónomos y generar una respuesta más humana, lo que aumentaría su aceptación. Además, el proyecto desarrollará una metodología para compartir el modelo con la comunidad científica y mostrará demostradores interrelacionados para demostrar su eficacia en escenarios de tráfico mixto.

El consorcio del proyecto Bertha está formado por 14 socios de 6 países diferentes, coordinados por el Instituto de Biomecánica de València.