24h Valencia.

24h Valencia.

Las playas del sur de València han sufrido una pérdida del 70% de su superficie en las últimas tres décadas, según un estudio realizado por la UV.

Las playas del sur de València han sufrido una pérdida del 70% de su superficie en las últimas tres décadas, según un estudio realizado por la UV.

Un artículo recientemente publicado en la revista 'Urban Science' revela que la superficie de tres playas al sur del puerto de València ha experimentado una disminución significativa de arena en los últimos años. Según los investigadores del Institut Cavanilles de la Universitat de València, estas playas han pasado de tener 170 hectáreas de arena en la década de los años 90 a solo 43 en 2022, lo que supone una reducción del 70 por ciento.

Lo más interesante es que los investigadores utilizaron una innovadora metodología, basada en imágenes de satélite, que normalmente se utiliza para estudiar el volumen de arena en los desiertos, y la aplicaron por primera vez a las playas. Gracias a esto, pudieron demostrar que la mayor reducción de arena ocurrió después de la ampliación del Puerto de València entre 2010 y 2012. Sin embargo, la restauración realizada en 2023 ha logrado aumentar la superficie de arena a 112 hectáreas.

Según los investigadores, esta metodología ha sido clave para poder seguir de cerca la capa de arena en las playas y ha abierto nuevas perspectivas en el campo de la investigación costera. Además, el estudio muestra una relación directa entre la expansión del Puerto de València y la reducción de la superficie de las playas. Esto se debe a la dinámica de las corrientes marinas en esta área del Mediterráneo, que hace que las playas del sur pierdan arena mientras que las del norte crecen debido a la presencia de grandes infraestructuras.

El área de estudio incluye aproximadamente ocho kilómetros desde la desembocadura del río Turia hasta la Gola de Pujol. Las imágenes de satélite utilizadas en el estudio muestran cómo las labores de mantenimiento y mejora realizadas entre 2004 y 2010 lograron mantener artificialmente las playas, pero la nueva ampliación del puerto hizo que estos esfuerzos se desperdiciaran. Entre 2013 y 2022, se produjo una reducción de aproximadamente 90 hectáreas de arena debido a la ampliación del puerto y a una disminución de las actividades de rehabilitación en el área.

Sin embargo, las acciones de restauración realizadas a finales de 2023, que incluyeron la aportación de arena, han permitido aumentar la superficie de arena nuevamente. Por ejemplo, entre septiembre y noviembre de ese año, la playa de Pinedo aumentó su superficie de 22,91 a 42,49 hectáreas, la playa de El Saler pasó de 9,30 a 38,64 hectáreas, y la playa de La Garrofera aumentó de 11,73 a 31,77 hectáreas. Las imágenes también evidencian cómo la construcción de un dique en la Gola de Pujol facilitó el asentamiento de arena en ambos lados.

Los investigadores utilizaron imágenes de diferentes satélites para realizar el estudio. Por ejemplo, para el período de 1984 a 2013 se utilizaron once imágenes, para la fase de 2013 a 2015 se utilizaron ocho imágenes, y desde 2015 hasta 2023 se utilizaron quince imágenes. Utilizando la resolución espacial de cada satélite, calcularon el volumen de arena en cada imagen y luego convirtieron estos valores a hectáreas para facilitar su comprensión. Los índices espectrales utilizados en el estudio, como el NDSAI y el NDESI, fueron diseñados originalmente para calcular la superficie de las dunas del desierto, pero demostraron ser eficientes en este contexto costero del mediterráneo.

En resumen, este estudio realizado por investigadores de la Universitat de València muestra la alarmante reducción de la superficie de arena en las playas al sur del puerto de València. La metodología innovadora utilizada, basada en imágenes de satélite, ha permitido seguir de cerca estos cambios y abrir nuevas perspectivas en la investigación costera. La relación directa entre la expansión del puerto y la reducción de las playas ha quedado claramente demostrada, y se espera que las acciones de restauración realizadas en 2023 ayuden a frenar esta tendencia y a aumentar nuevamente la superficie de arena en estas playas tan populares.