24h Valencia.

24h Valencia.

Mar Chao asume presidencia de la APV y se compromete a "concretar" terminal norte del puerto

Mar Chao asume presidencia de la APV y se compromete a

La nueva presidenta de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Mar Chao, ha tomado posesión este lunes con el compromiso de "dejarse la piel" en el cargo desde la "lealtad institucional" y asumiendo el reto de "hacer realidad la terminal norte", durante un acto en el que el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, y la alcaldesa de València, María José Catalá, han lanzado un mensaje de "unidad institucional, administrativa y política" en favor del proyecto.

La toma de posesión, celebrada este lunes a las 12 horas en el Edificio del Reloj, ha contado con la participación, además de Catalá y Mazón, del presidente de Puertos del Estado, Álvaro Rodríguez Dapena. Han asistido también la delegada del Gobierno en la Comunitat, Pilar Bernabé; los alcaldes de Sagunt y Gandia, Darío Moreno y José Manuel Prieto; los presidentes de las autoridades portuarias de Castellón y Alicante y representantes del tejido empresarial, especialmente el logístico y de transporte, así como sindicatos.

Tras prometer el cargo, la nueva presidenta de la APV ha asegurado que asume esta nueva responsabilidad "con el máximo compromiso, ilusión, humildad, respeto y lealtad institucional, teniendo siempre presente la defensa del interés general", y ha prometido "dejarse la piel aportando experiencia y perseverancia con el fin de que lleguemos a buen puerto" trabajando "pico y pala".

Mar Chao se ha referido a los "retos complejos" que encara, entre los que ha destacado en primer lugar el "hacer realidad la terminal norte", pero también la mejora de la conectividad por mar y tierra, aumentar la red ferroviaria, trabajar con el objetivo de las cero emisiones y apostar por la innovación, "además de muchos otros que surgirán el futuro de escuchar con atención a los actores implicados en cualquier iniciativa de negocio".

La presidenta de la APV ha asegurado que estamos ante un "momento decisivo en el que no hay lugar para el fallo ni la pasividad" y que "no hay segundos que perder", por lo que trabajará "sin descanso para generar prosperidad en la Comunitat Valenciana y España", incrementado la competitividad de los clientes.

Tanto el presidente de la Generalitat y la alcaldesa de València han resaltado el perfil profesional de Mar Chao y sus conocimientos sobre el puerto, al tiempo que han reivindicado la terminal norte. Mazón, en declaraciones a los medios, se ha mostrado "muy contento de poder abrir una nueva etapa" en un puerto "fundamental para el desarrollo de la Comunitat" .

El 'president' ha subrayado que "lo más urgente" e importante es la ampliación norte del puerto, que "ya no admite más demoras" y "está taponando el desarrollo de nuestra economía y de inversiones privadas que están deseando venir". "Tan drama es que no haya inversión pública en la Comunitat Valenciana por parte del gobierno de España, como que sea el mismo gobierno el que tapone la inversión privada, porque las dos cosas generan frustración, pero sobre todo generan falta de oportunidades", ha comentado.

Mazón ha indicado que "estamos ante un momento crítico" y "de gran encrucijada que, con solvencia técnica, fuera de prejuicios y fuera de falsas polémicas, tenemos que abordar", ha sostenido, antes de señalar que si el Gobierno central hubiese estado a favor del proyecto lo habría autorizado. Ha acusado al Botànic de crear una "falsa polémica" de que la ampliación "podía ser perjudicial para la propia Valencia" y que está "estrangulando" la economía.

En su discurso, el 'president' ha celebrado que "por fin Generalitat y Ayuntamiento van de la mano", lo que supondrá "un nuevo marco" para el impulso de la infraestructura. Ha reivindicado que se necesida "una fecha" para el consejo de ministros que autorice la inversión y ha asegurado que el gobierno valenciano podrá "toda la carne en el asador", porque la Comunitat ga demostrado "con la fuerza de los hechos que es extraordinariamente rentable" realizar cualquier inversión pública o privada en ella.

En esa línea, ha apostado por "nacionalizar" el "reto" de construir la terminal norte y que sea "un asunto de Estado, nacional, de Europa y mediterráneo". "La palabra irrenunciable se queda corta" y el reto será "poner la unidad institucional, administrativa y política y el mayor nivel de consenso".

La alcaldesa, en declaraciones a los medios antes del acto, ha resaltado el perfil profesional de la nueva presidenta de la APV y ha defendido que el puerto "necesita que se autorice definitivamente la ampliación norte o lo que queda por hacer" del proyecto y "deje de ignorar las necesidades del puerto" dando luz verde a un proyecto "que a vista de informes técnicos es correcto" y cuenta con "medidas correctoras de los posibles impactos ambientales que se pudieran encontrar", por lo que "no es negativo sobre todo para las playas del sur".

En la misma línea, durante su intervención en el acto, Catalá ha subrayado que los retos del puerto se deben abordar "desde la colaboración leal" y "tienen que estar en una zona desmilitarizada, ajena a las disputas políticas". Así, ha remarcado que la APV y el Ayuntamiento irán "de la mano" porque "ha llegado el momento del entendimiento".

"Tenemos que conseguir juntos desbloquear la finalización de la ampliación norte", "un proyecto paralizado que es tan estratégico que no puede estar sometido a intereses partidistas ni debates estériles". Sacarlo adelante, ha subrayado, será "el principal objetivo".

En el acto también ha intervenido el presidente de Puertos del Estado, quien ha expuesto que, "solo con que el comercio, la logística y el transporte internacional crezcan la mitad de lo que lo han hecho en los últimos 20 años, vamos a necesitar más terminales", y la de València "es la más avanzada".

Por su parte, en declaraciones a los medios, la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, se ha mostrado "convencida" de que la nueva presidenta de la APV trabajará en el desarrollo "irrenunciable" del Puerto sin hacer del mismo "una cuestión política o un arma arrojadiza".