24h Valencia.

24h Valencia.

Nueva tecnología no invasiva y sin contacto del IBV detecta el estrés

Nueva tecnología no invasiva y sin contacto del IBV detecta el estrés

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) está trabajando en el desarrollo de tecnologías no invasivas y sin contacto para determinar el estrés, según informa el centro. Los trastornos mentales se consideran un problema de salud pública, y la dificultad en su diagnóstico, la alta tasa de recaídas y la falta de programas de detección y seguimiento dificultan las soluciones. Entre estos trastornos se encuentran los relacionados con el estrés, cada vez más comunes entre la población y con aspectos biofisiológicos similares a patologías mentales como la ansiedad.

El Instituto de Biomecánica (IBV) está trabajando en el proyecto SOLFIS, financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y la Unión Europea. Una de las líneas de investigación se centra en el desarrollo de tecnologías no invasivas y sin contacto para detectar señales fisiológicas relacionadas con el estrés. El uso de estas tecnologías permite monitorizar situaciones en las que los métodos tradicionales no son suficientes, como el estrés en la población infantil o la monitorización ágil de deportistas. También resulta útil para la supervisión continua de constantes vitales en pacientes que requieren una supervisión exhaustiva.

En la investigación, el IBV ha realizado pruebas de laboratorio con sujetos a los que se les ha inducido estrés físico y emocional. Se han monitorizado variables relacionadas con el nivel de estrés mediante métodos tradicionales y se han determinado parámetros fisiológicos relacionados con la variabilidad del ritmo cardíaco utilizando tecnología sin contacto desarrollada por el IBV. Los resultados han mostrado correlaciones muy altas entre los parámetros monitorizados con los métodos tradicionales y los determinados mediante tecnologías de registro de señales. Además, se ha desarrollado algoritmos específicos de procesado de señal basados en imagen y modelos de interpretación de estas señales.

Los resultados de SOLFIS tienen aplicaciones en diferentes ámbitos, incluido el asistencial, donde hay una alta población que sufre trastornos de salud mental o deterioro cognitivo. La evaluación automática y no invasiva del nivel de estrés supone un avance para mejorar la calidad de vida de estas personas. Esto permite interpretar los afectos humanos, como la estimación del estrés cognitivo, el reconocimiento de emociones o el reconocimiento del dolor.