24h Valencia.

24h Valencia.

Policía franco resulta gravemente herido tras altercado en carretera, dos arrestados.

Policía franco resulta gravemente herido tras altercado en carretera, dos arrestados.

Un valiente policía franco de servicio fue brutalmente agredido en la localidad valenciana de Alzira, después de una discusión de tráfico que terminó en violencia. Los presuntos agresores, dos hombres de 33 y 35 años de edad y nacionalidad española, fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional por los delitos de lesiones y atentado a agente de la autoridad.

Los hechos ocurrieron el domingo alrededor de las tres de la madrugada, cuando el agente regresaba a su hogar junto a otra persona en su vehículo particular. El vehículo que circulaba delante de ellos realizó frenazos bruscos y sus ocupantes confrontaron al policía franco, reprochándole que estaba siguiéndolos muy cerca. La situación escaló cuando uno de los hombres reconoció al agente como policía y comenzaron a discutir. En un giro impactante, uno de los agresores se abalanzó sobre el agente, lo golpeó, lo tiró al suelo y continuó propinándole patadas y puñetazos, mientras su compañero lo animaba a que acabara con la vida del policía.

El agente sufrió graves lesiones, incluyendo múltiples fracturas en los huesos de la cara y la nariz, así como un profundo corte en el cuero cabelludo que requirió intervención quirúrgica de emergencia. Los agresores huyeron del lugar dejando al policía malherido.

Tras una exhaustiva investigación, los agentes de la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría Local de Alzira-Algemesí lograron identificar y detener a los presuntos agresores. Para sorpresa de muchos, uno de los detenidos había sido arrestado anteriormente en una operación en la que el agente agredido había participado como investigador.

Los dos agresores comparecieron ante la justicia y han sido enviados a prisión preventiva por los delitos de lesiones y atentado a agente de la autoridad. Esta escalofriante agresión contra un valiente defensor del orden público no debe quedar impune, y es un recordatorio de los riesgos que enfrentan los agentes de policía en el cumplimiento de su deber día a día.