24h Valencia.

24h Valencia.

Se pronostica un modesto incremento del 2% en las ventas de juguetes durante la temporada navideña, según el sector, luego de un año desafiante.

Se pronostica un modesto incremento del 2% en las ventas de juguetes durante la temporada navideña, según el sector, luego de un año desafiante.

El sector del juguete espera registrar un ligero crecimiento del 2% en las ventas durante la campaña navideña, que representa el 60% de las ventas anuales. Esta noticia llega después de un año complicado debido a la inflación y los conflictos internacionales. Según el director general de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), José Antonio Pastor, aunque el año no ha sido muy positivo, el juguete se convierte en un bien básico e indispensable durante la Navidad.

La campaña de Navidad en España es muy concentrada, ya que se desarrolla en tan solo unas tres semanas, lo que hace que el mercado nacional sea el más estacional de la Unión Europea. La semana de Reyes es crucial, ya que puede hacer crecer o decrecer un 1% con respecto al año anterior. En palabras de Pastor, "nos lo jugamos todo en unas pocas semanas".

El sector juguetero ha tenido que enfrentar varias crisis desde el inicio de la pandemia, como la escasez de suministros y el actual contexto inflacionista y de conflictos bélicos. Pastor comenta que situaciones imprevisibles dificultan la gestión en un sector tan estacional como este.

La subida de precios también marca la campaña navideña de 2023 en el sector juguetero. Los fabricantes afirman estar intentando adaptarse a la nueva realidad del mercado para ofrecer productos competitivos en un contexto económico difícil para las familias.

Los juguetes se convierten en un bien básico, indispensable y necesario en hogares con niños durante las fechas navideñas. Estos productos pueden ayudar a incrementar las ventas en las últimas tres semanas de campaña, especialmente en la semana de Reyes, que puede acumular el 10% de las ventas anuales.

En la fábrica de juguetes Injusa, en Ibi, España, afirman que la campaña de Navidad de este año se está retrasando más que en años anteriores debido a un presupuesto menor entre las familias, lo que se traduce en ventas más bajas en comparación con los niveles prepandemia. La empresa ha intentado optimizar sus procesos para mantener los precios o que la subida sea mínima.

El sector juguetero ha notado una tendencia de consumo retraída en países europeos como Francia, Alemania y Reino Unido, así como en Estados Unidos. Esto podría llevar a que las exportaciones terminen con un saldo negativo del 2% o 3%.

En cuanto a los tipos de juguetes más demandados, las muñecas siguen siendo un clásico en el mercado español, seguidas de los juegos de construcción y los juegos de mesa. Además, los juegos para adultos, conocidos como "kidults", representan el 25% del total del mercado español.

El sector también se ha preocupado por el impacto medioambiental de los juguetes, adaptándose a legislaciones y promoviendo el reciclaje y el compartir de juguetes para darles una segunda vida. Algunas empresas, como Injusa, están fabricando juguetes con una mezcla de plástico y cáscara de almendra para disminuir el impacto medioambiental. Sin embargo, el aumento de precios de estos productos sostenibles limita su demanda en el mercado.