24h Valencia.

24h Valencia.

Seis miembros de una familia arrestados por operar punto de venta de drogas en Picassent

Seis miembros de una familia arrestados por operar punto de venta de drogas en Picassent

En una operación llevada a cabo en la localidad valenciana de Picassent, la Policía Nacional ha logrado desmantelar un punto negro de venta de sustancias estupefacientes. En esta ocasión, se detuvo a seis miembros de una misma familia, entre los que se encuentran cinco hombres y una mujer de edades comprendidas entre los 19 y los 52 años. Todos ellos son considerados como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas.

Los detenidos habían tomado control de un edificio en el municipio, adquiriendo la totalidad de las viviendas y adaptándolo para su comercio ilegal de sustancias estupefacientes. Este complejo contaba con medidas de seguridad, como una cancela para controlar el acceso a las escaleras, a través de la cual realizaban las transacciones de droga de manera "segura y rápida". Además, disponían de una reja oculta detrás del inmueble para realizar las entregas a los compradores, así como un sistema de cámaras de seguridad para evitar intervenciones policiales.

La investigación llevada a cabo por la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia reveló un trasiego constante de compradores de droga en el lugar. Tras diversas pesquisas, los agentes procedieron a registrar tanto el edificio principal como otro ubicado en la misma localidad, también perteneciente a los detenidos.

En el operativo se incautaron un total de 161 plantas de marihuana, con un peso aproximado de ocho kilos, así como 107 gramos de cocaína distribuidos en 156 dosis, 109 gramos de marihuana en 64 dosis, 9.350 euros en efectivo, una báscula de precisión y herramientas para la elaboración de las dosis de droga, nueve defensas extensibles y dos eléctricas.

Además, los agentes descubrieron un desagüe de gran tamaño en el patio interior del edificio principal, a través del cual una de las sospechosas intentó deshacerse de parte de la droga arrojando cubos de agua pensando que así evitaría ser descubierta. Sin embargo, los policías lograron recuperar la mayor parte de las dosis antes de que fueran destruidas.

La operación culminó con la detención de todos los miembros de la familia implicada, de nacionalidad española, por su presunta participación en el tráfico de drogas. Cinco de ellos contaban con antecedentes policiales y cuatro ya han pasado a disposición judicial, quedando a la espera de la resolución de su caso.