24h Valencia.

24h Valencia.

Una exempleada de la empresa implicada en la campaña del PP de València de 2007 admite alteración de conceptos en facturas.

Una exempleada de la empresa implicada en la campaña del PP de València de 2007 admite alteración de conceptos en facturas.

Una empleada anterior de Laterne, la empresa responsable de la campaña electoral del Partido Popular en la ciudad de València en 2007, ha alegado que su jefe le ordenó cambiar el concepto de algunas facturas: "Eran facturas de cliente, no tenía nada que ver con proveedores. Nos dijeron: toma las facturas y cambia el concepto".

Estas declaraciones se dieron durante el juicio que se está llevando a cabo en la Audiencia Provincial de Valencia contra el ex vicealcalde de la ciudad, Alfonso Grau, mano derecha de la ex alcaldesa y ex senadora, Rita Barberá; la ex secretaria del PP en el Ayuntamiento, Mari Carmen García Fuster; el exdirector de la Fundación Turismo Valencia, José Salinas; y el ex concejal y ex responsable del Centro de Estrategias y Desarrollo (CEyD), Juan Eduardo Santón. El juicio se centra en la presunta financiación irregular del PP de València en las elecciones de 2007 y 2011 a través de donaciones y pagos de empresas.

La extrabajadora de Laterne, que no tenía acceso a dinero en efectivo, explicó que siempre se le indicaba el concepto que debía poner en las facturas y que en una ocasión un superior le ordenó cambiar el concepto de algunas. "Nos dijeron: toma las facturas y pon otro concepto. No recuerdo qué facturas eran. Él era nuestro jefe y daba la orden de las facturas. No recuerdo qué facturas ni a qué clientes", afirmó. Cuando le preguntaron si coincidían en el tiempo con las facturas de las campañas del PP, respondió: "Imagino que sí porque eran las de 2008. Eran facturas que Laterne hacía a sus clientes por el trabajo realizado".

Otra ex empleada de Laterne, que también declaró en el juicio, se encargaba de la contabilidad y aseguró que se les indicaba qué facturas debían pagar. "Nos indicaban qué empresas teníamos que pagar y cuáles no. Distribuyeron órdenes de pago, pero no sé si arbitrariamente o siguiendo un patrón", explicó.

Esta testigo también comentó que en ocasiones, el difunto propietario de Laterne, Vicente Sáez, aportaba dinero en efectivo a la empresa, que su padre le entregaba. Además, cuando se le mostró un documento que indicaba que el costo de la campaña electoral del PP de 2007 fue de 2.583.000 euros, en comparación con los 150.000 euros declarados, ella afirmó: "Si ese costo está ahí, es porque a lo mejor me dieron los datos. Imagino que estos datos serán ciertos".

El fiscal también se refirió a varios pagos en efectivo registrados, a lo que la ex empleada respondió que no los recordaba. Cuando se le preguntó sobre la cantidad de 400.000 euros ingresados en efectivo en Laterne en 11 días, en abril de 2008, la testigo respondió: "Esa cantidad de dinero no es normal. Ni en Laterne ni en ningún lugar es normal. No se cobran estas cantidades en efectivo". También se le mencionó otros 319.000 euros ingresados en efectivo en otras fechas a la empresa, a lo que la exempleada reafirmó: "No es lo normal en ninguna empresa, ni siquiera recibir pagos en efectivo".