24h Valencia.

24h Valencia.

Vox se retira del Ayuntamiento de València por negarle la palabra a Catalá

Vox se retira del Ayuntamiento de València por negarle la palabra a Catalá

El pleno del Ayuntamiento de València se ha visto interrumpido durante más de veinte minutos, provocando el descontento de la oposición que ha criticado el "ridículo" al que se ha sometido a la ciudad.

Los concejales de Vox, junto al PP, han causado la paralización del pleno ordinario de marzo al abandonar la sesión debido a la decisión de la alcaldesa María José Catalá de permitir que el portavoz del gobierno, Juan Carlos Caballero, respondiera a una interpelación en lugar de Juanma Badenas, titular del departamento de Valencia Activa y portavoz de Vox.

Ante la pregunta del PSPV-PSOE sobre la modificación de los Estatutos de la Fundación Valencia Activa para impulsar el empleo femenino, la alcaldesa designó a Caballero para responder, ignorando la solicitud de Badenas de intervenir en su lugar.

María José Catalá decidió que fuera el portavoz del PP quien respondería a la interpelación, a pesar de la insistencia de Badenas. Tras la partida de los representantes de Vox, se dio un receso que se extendió por más tiempo del previsto, generando tensión en la sesión plenaria.

La reacción de la oposición no se hizo esperar, con críticas hacia la alcaldesa por incumplir normativas y permitir la intromisión de Vox en las decisiones municipales. La portavoz del PSPV-PSOE lamentó la falta de respeto al pleno y censuró la actitud de Catalá ante la influencia de la ultraderecha en la toma de decisiones.

Ante el caos generado, la portavoz de Compromís se reservó la posibilidad de tomar acciones legales y expresó su malestar por la situación vivida en el pleno de València. La falta de cohesión y el desacuerdo entre los partidos coaligados ha dejado en evidencia la fragilidad del gobierno municipal.

Ante estos acontecimientos, la responsabilidad recae en la alcaldesa para buscar estabilidad y consenso en la gestión de la ciudad. Las críticas de la oposición apuntan a la falta de liderazgo de Catalá y su supuesta sumisión a las exigencias de Vox, poniendo en peligro el desarrollo de iniciativas y proyectos importantes para València.

Vox, por su parte, exige el cumplimiento del pacto de gobierno y defiende sus competencias en materia de empleo y formación. La tensión política en el Ayuntamiento de València evidencia las discrepancias entre los partidos y la necesidad de superar las diferencias para garantizar una gestión eficiente en beneficio de la ciudadanía.