24h Valencia.

24h Valencia.

Zaplana niega tener dinero en el extranjero y niega haber influenciado en concursos públicos.

Zaplana niega tener dinero en el extranjero y niega haber influenciado en concursos públicos.

En València, el día 9 de abril, el expresidente de la Generalitat Valenciana y exministro del PP, Eduardo Zaplana, ha declarado en el juicio del caso Erial junto a otros 14 acusados. Zaplana ha asegurado que nunca ha tenido dinero oculto en el extranjero y se ha desligado de las adjudicaciones de concursos públicos cuando era presidente del Consell, afirmando que nunca se dedicó a ese tipo de actividades.

En su testimonio ante el tribunal de la Audiencia de Valencia, Zaplana se ha defendido de las acusaciones en el caso Erial, donde se investiga el presunto cobro de más de 10 millones de euros en comisiones derivadas de concesiones de ITV y parques eólicos en la Comunitat Valenciana.

Al llegar a los juzgados, Zaplana expresó que tenía la intención de declarar en el juicio y, al ser preguntado sobre posibles pactos con la Fiscalía por parte de otros acusados, respondió: "El juicio es muy largo".

En relación a las penas que enfrenta, Zaplana rechazó las acusaciones de organización criminal, blanqueo de capitales, cohecho, falsificación de documentos y prevaricación administrativa, declarando que nunca tuvo dinero en el extranjero y que no tuvo participación en la adjudicación de contratos públicos como presidente de la Generalitat.

Zaplana también habló sobre su relación con otros acusados, negando tener vínculos comerciales con ellos, aunque reconoció conocer a algunas personas mencionadas en el caso, como Joaquín Miguel Barceló y Francisco Grau.

En cuanto a las sociedades creadas para recibir sobornos, Zaplana dijo que las conocía por el sumario pero que no tenía relación con ellas. Respecto a documentos encontrados en su maletín el día de su detención, Zaplana explicó que eran para informarse sobre sociedades en las que estaba intermediando negocios.

A lo largo de su declaración, Zaplana intentó desvincularse de las acusaciones y mantener su inocencia en el caso Erial, argumentando que nunca estuvo involucrado en actividades ilegales ni tuvo dinero oculto en el extranjero.